BOLETIN INFORMATIVO 1509

Publicación el pasado jueves 10 de septiembre de 2015 en el Boletín Oficial del Estado de la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social. (Entrada en vigor el 10 de octubre de 2015)

En el ámbito específico del trabajo autónomo, se introducen nuevos incentivos y bonificaciones en la cotización al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y se mejoran algunos de los ya existentes. Asimismo, en el campo de los trabajadores autónomos económicamente dependientes, se establece la posibilidad de que, ante determinadas circunstancias que afectan a su actividad profesional y que, en ocasiones, les impide desarrollarla plenamente, puedan contratar un trabajador por cuenta ajena en las situaciones tasadas en la presente norma.

Y también se incorporan nuevas actuaciones como la creación de un nuevo incentivo para facilitar el tránsito de los trabajadores desde el empleo protegido a la empresa ordinaria así como otras medidas destinadas a fomentar el impulso y mantenimiento del autoempleo en su por desempleo para la participación en sociedades cooperativas o las ayudas a la contratación para la sustitución de socios de dicho tipo de sociedades.

Entre las medidas más destacables, comentar que se elimina el límite de los 30 años de edad tanto para la figura de la compatibilización de la prestación por desempleo con el trabajo por cuenta propia, como para determinados aspectos de la figura del pago único en la capitalización de la prestación por desempleo. A esto añadir, que a partir de la entrada en vigor de la norma, los trabajadores autónomos que estén disfrutando de bonificaciones o reducciones en sus cuotas a la Seguridad Social, no se verán perjudicados en este aspecto por la contratación de trabajadores por cuenta ajena.

Enlace del texto completo de la norma:

http://www.boe.es/boe/dias/2015/09/10/pdfs/BOE-A-2015-9735.pdf

 

Sentencia de la Audiencia Nacional, de 28 de abril de 2015 sobre la Impresión de la nómina en papel.

En relación a la posibilidad de la eliminación del papel a la hora de la distribución de los recibos de nómina en las empresas, destacar que existe una sentencia bastante reciente de la Audiencia Nacional (Sala de lo Social, Sección 1ª) de 28 de abril de 2015, en la cual se determina lo siguiente:

“Es cierto que con los avances tecnológicosa los que se han adaptado las empresas, es frecuente que los empleados accedan al recibo de salarios a través de los mecanismos puestos a su disposición que les permite visualizarlo e imprimirlo tras introducir su nº de DNI y clave de acceso personal, obteniendo así la nómina en modelo similar al que se venía entregando en soporte papel.

Se entiende que no se contradice el espíritu y finalidad de la norma que no es otra que garantizar, ‘la constancia de la percepción por el trabajador de las cantidades liquidadas’ y la ‘transparencia en el conocimiento por el mismo de los diferentes conceptos de abono y descuento que conforman la liquidación’, lo que es compatible con la adaptación empresarial a los sistemas informáticos y con el mandato contenido en el artículo 3.1 del Código Civil relativo a la interpretación de las normas teniendo en cuenta la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas.

En este sentido podemos encontrar otras sentencias (TSJ de Asturias de 30-09-2014, Cataluña 20-11-2006 y Murcia de 26-05-2008).

Destacar también que el Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección1ª) en sentencia de 22 de diciembre de 2011, se pronunciaba en términos muy similares aunque de forma algo más estricta.

Por tanto, las conclusiones extraídas de ambas sentencias, son claras:

  1. En principio, la regla es que debe entregarse en papel, según el art. 29.1 del ET.
  2. No obstante, según la Audiencia Nacional, puede sustituirse por formato electrónico si se cumplen una serie de requisitos: que los trabajadores cuenten con medios que ponga la empresa para imprimir su nómina, si así lo desean, y que no tengan que descargarla en sus tiempos de descanso.
  3. En todo caso, si un trabajador lo exige, puede requerir que se le entregue en papel la nómina, salvo que se regulen en convenio colectivo o acuerdo entre empresa y representante otra forma diferente.

En definitiva, entendemos de forma positiva para las empresas, que la mayor rigidez del Tribunal Supremo en torno a esta cuestión es claramente suavizada por la Audiencia Nacional en esta reciente sentencia.