Los auditores advierten de que la reforma de auditoría de la UE tendrá “importantes” repercusiones

  • La rotación “tiene más inconvenientes que ventajas”
  • La labor auditora “se puede dificultar y encarecer”

El Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (Icjce) advirtió ayer de que el
acuerdo sobre la reforma de la prestación de los servicios de auditoría alcanzado en la
Unión Europea tendrá “importantes repercusiones” en el sector.
En concreto, la Unión Europea ha alcanzado un acuerdo por el cual las firmas de
auditoría estarán obligadas a rotar cada 10 años en el caso de Entidades de Interés
Público.
Un plazo que podrá prorrogarse por 10 años más, siempre y cuando se lleve a cabo una
licitación de los servicios de auditoría por parte de la empresa auditada, o incluso por 14
años si la empresa contrata a más de una firma de auditoría (co-auditoría), siendo en
este caso el plazo máximo de 24 años.
El presidente del Icjce, Mario Alonso, señaló que esta medida es mejor a la inicialmente
propuesta por la Comisión, y aunque “la rotación tiene más incovenientes que
ventajas, ya que supone un incremento de costes y una pérdida de calidad, es un
periodo suficiente para no hacer peligrar la calidad del trabajo”.
En lo referente a la posibilidad de ampliar el plazo si existe co-auditoría, Alonso explicó
que “aunque es cierto que dos firmas pueden realizar un mejor trabajo, la labor auditora
se puede dificultar y también encarecer”.